Comments
1 - 20 of 36 Comments Last updated Aug 26, 2011
First Prev
of 2
Next Last
Tony

Tucuman, Argentina

#1 Aug 20, 2011
Malouines/Malvinas

Nadie a superado al francés Paul Groussac en eficacia, en contundencia y en galanura, al demostrar que ya no descubrir, en su sentido jurídico, sino ni siquiera avistar las islas pudieron Drake (1577), de cuya aproximación a ellas no hay la mínima constancia en documento alguno, ni John Davis (1592), desertor de cuyo viaje se publicó un relato absurdo, seguramente encaminado a hacer perdonar su falta adjudicándole un descubrimiento por demás vago impreciso; ni Richard Hawkins (1594), que salió atribuyéndose la hazaña treinta años después de regresado de su viaje y aseguró haber visto las fogatas encendidas por los habitantes, con lo que demuestra que si algo descubrió no pudieron ser de ningún modo las Malvinas, que no tenían población; ni descubrirlas tampoco los demás navegantes ingleses que por ahí anduvieron cuando ya los holandeses de Sebald de Weert habían llegado, sin desembarcar como hemos visto, en 1600.

Pasemos, no obstante, por sobre todo esto y supongamos generosamente que el descubridor fue inglés ¿Nace de aquí algún derecho a favor de Gran Bretaña?

“No puede considerarse título bastante para la adquisición de soberanía sobre un territorio el simple descubrimiento de él. Requiriéndose para su validez jurídica una toma de posesión, una ocupación real, efectiva”.

Este concepto pertenece a una autoridad que los ingleses no discuten nunca: nada menos que la reina Isabel I, fundadora del imperio naval de Gran Bretaña. Lo dijo en respuesta al Embajador de España cuando éste se quejó por las incursiones de Drake en los mares de América. Y Américo de Wáter, tratadista inglés, autoridad mundial en su época, cuya obra inspiró confesadamente la posición oficial británica en materia de derecho internacional, decía:

“El derecho de gentes no reconocerá la propiedad y la sobreañade una nación más que sobre las tierras que haya realmente ocupado de hecho, en las que ha constituido un establecimiento y de las que hace un uso natural”.

Y esto es, por otra parte, lo que todos los grandes tratadistas sostuvieron, y lo que se admite hace siglos, incluso en nuestros días.

¿Fueron los ingleses los primeros en la ocupación real, efectiva de las Malvinas? No, tampoco. La prioridad fue de los franceses. Aunque el inglés Strong, en 1690, recorrió el canal central del archipiélago y hasta llegó a enviar un bote a tierra a buscar agua (exclusivamente agua, sin hacer ni intentar nada que pudiera dar una idea de una voluntad de ocupación), fue Luis Antonio de Bougainville, francés, en enero-febrero de 1764, el primer ocupante efectivo. Traía mandato expreso de su Rey de tomar posesión del archipiélago y fundar una colonia. Y así lo hizo, estableciendo en la isla que hoy llamamos Soledad (una de las dos mayores) el pequeño fuerte y la colonia de Port Louis.

Es casi exactamente que un año después que el comodoro inglés John Byron (abuelo del gran poeta) aparece frente a la pequeña islita marginal que llamó Saunders (de la Cridase la denominaban los franceses) y “tomó posesión del archipiélago (¡de todo el archipiélago!), en nombre de Su Majestad Británica”. Pero ni fundó una colonia ni dejó habitantes. Se limitó a declarar la posesión, se embarca de nuevo y siguió tranquilamente viaje, seguro sin duda que ya se encargarían sus compatriotas en los siglos venideros de convencer muy seriamente al mundo de que esa simple declaración de pasada, en un islote marginal, equivale al establecimiento formal y solemne, con hechos y con ocupación efectiva de lo principal del archipiélago (ya ocupado, además, en este caso, por los franceses) que exige el derecho internacional.

Solamente a fines del año siguiente, en 1765, el capitán Mc Bride se estableció permanentemente en la islita Saunders, en el punto que llamó Puerto Egmont, a sabiendas de que hacía casi tres años que los franceses estaban establecidos en la gran isla Soledad.
Tony

Tucuman, Argentina

#2 Aug 20, 2011
Francia, como veremos, fue la primera ocupante. Más cuando España se enteró de la presencia de Bouganville en sus islas, protestó y Luis XV, reconociendo sin discusión la soberanía española, dispuso que se entregara la colonia a Su Majestad Católica. Esto ocurrió el 1º de abril de 1767 y desde entonces Port Louis (en adelante Puerto Soledad) quedó guarnecido por destacamentos dependientes de la Capitanía General de Buenos Aires.

¿No tiene, acaso, una alta significación jurídica y moral este reconocimiento que hizo Francia, primera ocupante de las islas, de la preeminencia de los derechos españoles sobre las Malvinas?¿Y en qué consistían, por lo demás, tales derechos? Nuestro compatriota Jorge Cabral Texo en su Prólogo al libro de Alfredo L. Palacios “Las islas Malvinas, archipiélago argentino”(1934) les dedica un breve estudio. Mayor fue el que les consagró Julius Goebel en su obra citada, y definitivo y concluyente el publicado en dos obras fundamentales sobre el pleito malvinero, debido a los españoles:“El problema de las islas Malvinas”(Madrid, 1943) de Camilo Barcia Trelles, y sobre todo “La cuestión de las Malvinas”(Madrid, 1947) de Manuel Hidalgo Nieto. Ellos demuestran el definitivo argumento: las Malvinas, no importa quien las descubriera ni quien fuese su primer ocupante, eran españolas desde antes que se conociera su existencia, españolas desde el instante mismo en el que el primer español puso sus pies, el 12 de octubre de 1492, allá en las Antillas lejanas. Y esto por un título eminentísimo que en la época nadie discutía: las famosas Bulas del Papa Alejandro VI, en las cuales el Pontífice decía:“Os damos, concedemos y asignamos a perpetuidad a vosotros y a vuestros herederos y sucesores –los reyes de Castilla y de León-… todas aquellas islas y tierras firmes encontradas y que se descubran hacia el Occidente y al Mediodía…”, a partir de una determinada línea.

¿Qué valor tiene esta declaración papal? Todavía no había acontecido la Reforma. La autoridad del Papa como vicario universal de Cristo era aceptada sin discusión en todos los países de Occidente. Y más aún,éstos entendían que dicha autoridad abarcaba también las tierras ocupadas por infieles, de los cuales, en nombre de Dios, podía disponer el Pontífice, revestido de este modo de una especie de poder temporal de derecho sobre toda la humanidad. Por eso Eduardo IV de Inglaterra disconforme en el siglo XV, con la jurisdicción territorial y marítima que el papa Nicolás V había asignado a Portugal, lejos de desconocer la autoridad papal, la afirmó implícitamente al solicitar que se introdujeran ciertas modificaciones favorables a Inglaterra. Ese era el derecho de la época, y como tal se lo observaba.

“Malvinas” es una palabra de origen francés trasladada incorrectamente al español, como ha sucedido con algunas otras, como el clásico “chófer”. Es el tipo de adaptación o traslación que Sarmiento justipreciaba, un poco injustamente,“con olor a chorizo”. Las islas se llamaban, en francés, de los “malouins” o “malouines”: correspondía, entonces, traducir de los “maloneses” o “malonesas”, prefiriéndose, en cambio, el híbrido “Malvinas”. Se trata de un adjetivo y no de un sustantivo como sucede con el vocablo “Argentina”. Pero ¿por qué“Malouins”?.

El grupo insular fue colonizado primeramente por habitantes del puerto francés de Saint-Maló o San Maló. Las islas se hallan bajo la advocación de un santo francés, al igual que Buenos Aires, acogida al celestial patronato de San Martín de Tours,“Maló” es corrupción de Maclovius, nombre latino de un santo del siglo V que predicó y fundó conventos en Bretaña, especialmente en la región donde hoy se alza la ciudad que lleva su nombre.
Tony

Tucuman, Argentina

#3 Aug 20, 2011
El brío y el emprendimiento marineros han caracterizado siempre a los hijos de este retazo bretón. La verdadera patria de los maloneses es el mar; su vocación, el espíritu de aventura. Las corrientes oceánicas se enlazaban antiguamente con “travesuras” inevitables como la piratería, el contrabando y la trata de esclavos, comercio éste en que participaban los mismos reyes, y si queremos ver las cosas por el lado en que ofrecen prolijidad, con las patentes de corso, que repudian hoy los códigos militares y civiles. No emitimos aquí ningún juicio de valor. Guillermo Brown e Hipólito Bouchard, eran también corsarios.

La villa de San Maló se enorgullece del temor que sus marinos infundieron a los ingleses durante casi cuatro siglos, desde el XVI al XIX. François-René de Chateubriand, el aristócrata artífice que enseñó a escribir a Europa, era nativo de San Maló e hijo de un pirata y tratante de negros. Se han documentado 175 viajes realizados al Mar Magallánico, entre 1695 y 1749, por capitanes maloneses. Casi todas ellas fueron aventuras piráticas.

En 1764 los maloneses comienzan la colonización del archipiélago. Diez años antes, los ingleses habían publicado una carta del territorio donde la gran Malvina aparecía coloreada en rojo como signo de soberanía británica. La expedición es emprendida personalmente por el caballero Luis Antonio de Bougainville, uno de esos personajes que quiebran las estaturas y los estándares humanos. Dedicarle tan solo un párrafo es impropio de sus merecimientos. Pero debemos decir que fue diplomático, militar, marino, matemático, escritor, político, geógrafo, naturalista, parlamentario y, por sobre todo, hombre de mundo y primera figura en cuanta actividad emprendiera. Su compostura era proverbial y una de las pocas veces en que la perdió fue cuando en Versalles se le negó permiso para descubrir el Polo Norte. Visitó a Buenos Aires en 1767. En el Plata se sorprendió por la bondad del clima y de la existencia de hombres que no conocen otra dicha “que la de no hacer nada”. Varios marineros de su expedición desertaron entonces y consideró filosóficamente que era difícil evitarlo cuando se comprueba que en nuestras tierras,“se vive casi sin trabajar”.

La expedición de Bougainville de partió de Saint- Maló el 8 de septiembre de 1763, llegó a las Malvinas el 2 de febrero de 1764 y se estableció en el punto que posteriormente se denominaría Puerto de la Soledad. Marineros, agricultores y artesanos maloneses y también algunos “acadios” del Canadá-que se establecieron por tres años – comenzaron a domeñar la inhóspita geografía. Los “acadios”(no confundir con el pueblo de la Antigüedad) eran descendientes de los primeros colonos franceses en América del Norte, que se radicaron en lo que es hoy la costa este en el siglo XVII. Acadia es el nombre dado a las antiguas colonias de Nueva Francia en las tres provincias marítimas del Canadá: Nueva Escocia, Nuevo Brunswick e Isla del Príncipe Eduardo, así como una parte del Quebec.
Tony

Tucuman, Argentina

#4 Aug 20, 2011
No obstante, todavía hoy no está muy en claro las razones por las cuales pudo haber pensado Bouganville que es este feudo isleño era “res nullius”, un bien mostrenco como el aire y el agua, no perteneciente a nadie, por cuanto el Pacto de familia, que unía a los Borbones de Francia y España tenía vigor tan solo en Europa y no habilitaba a los súbditos franceses a aposentarse en tierras españolas. Es más, la documentación asequible prueba que tanto Bouganville como Choisseul sabían que el archipiélago formaba parte de los de Carlos III, como adyacencia geográfica que era del continente hispanoamericano, a más de otras razones históricas y jurídicas.

España presentó enérgico reclamo ante Luis XV, que no fue desoído por la corte de Francia. Bougainville debió abandonar Puerto de la Soledad llamado entonces Puerto Luis, en homenaje a San Luis, patrono bautismal del rey francés y del propio colonizador el día 1 de abril de 1767, previo reembolso de todos los gastos hechos en el establecimiento y la expedición, suma que fue pagada parte en Paris y parte en Buenos Aires (no olvidemos que Bougainville se inició en la vida pública como diplomático). La transacción se fijó en 603.000 libras tornesas, sin que ningún delegado español discutiera suma alguna de las que presentara el marino.

Mientras tanto, los ingleses se habían establecido en el islote Saunders, al noroeste de la Gran Malvina, en un punto que denominaron Puerto Egmont, en homenaje al primer lord del Almirantazgo. Esto acontecía el 23 de enero de 1765, un año después que los maloneses colonizaran Puerto Luis y la Malvina oriental, y 68 antes del atentado de 1833. Hasta este momento ningún intento estable de colonización se había realizado por parte de España o de habitantes del Río de la Plata. El héroe de este intento fue el navegante John Byron, abuelo de George Gordon, el célebre poeta, quién había descubierto varias islas australes y pensaba transformar las Malvinas en trampolín hacia el Mar del Sur, como se llamaba entonces, con nombre español – no en inglés, como se cree – al Océano Pacífico. Este Océano, desde el estrecho de Magallanes hasta México y Filipinas era un lago de España. Todos los tesoros apetecibles para las naciones de Europa se encontraban en este paraíso líquido, verdadero jardín de la Hespérides, desde el siglo XVI al XIX. La puerta del tesoro eran nuestras islas y la piratería del “sésamo,ábrete”. El camino había sido señalado por Francis Drake, quién recorrió esta superficie saqueando y destruyendo, valido de la superioridad de navegar con barcos de varios puentes en un mar donde las naves eran frágiles y construidas “in situ”.

El imperio británico fue, básicamente, costero e insular. Por eso se lo ha caracterizado como puntiforme, diferenciándolo de la expansión rusa o norteamericana que fue del tipo uniforme. La talasocracia inglesa, esto es un imperio asentado en el dominio de los mares, se fundó en el control de innumerables puntos, sean islas o costas separados entre si. Todos estos puntos tuvieron un común denominador: su carácter estratégico, que cimentaban el dominio de las grandes rutas marítimas, a través de las cuales Inglaterra se enseñoreó en el comercio mundial, tanto lícito como corsario.

Al conocerse en Madrid la aventura de Byron, se ordenó al príncipe Masserano, embajador en Londres, protestar ante el gobierno inglés. Con dicho reclamo, elevado en 1766, se inicia la discusión internacional del problema que todavía hoy subsiste. El establecimiento del islote Saunders – nunca hubo colonización ni pretensiones inglesas sobre todo el archipiélago – pone en pie de guerra a España, Gran Bretaña y Francia. El dominio del islote provoca, por poco, una conflagración europea. Pero no se trataba por supuesto de este peñasco marino sino de la llave del Pacífico. Saunders era el Panamá del Sur.
Tony

Tucuman, Argentina

#5 Aug 20, 2011
Para entonces, el gobernador de Buenos Aires, Francisco de Paula Bucarelli, hombre expeditivo, enviaba una expedición al mando de Madariaga para desalojar a los ingleses del archipiélago. Los intrusos se rinden a las fuerzas atacantes en forma tan pacífica como lo haría el capitán argentino de Soledad, en 1833, con la diferencia a favor de éste de que es sometido a consejo de guerra por su decisión de interpretar con sentido muy elástico la virtud de la prudencia.

La noticia de la expulsión es recibida con estupor e incontenible cólera en Londres. El Parlamento, dominado por el verbo poderoso del gran Pitt, vencedor de la guerra de los Siete Años, recomienda una y otra vez la ruptura de hostilidades. La prensa arroja combustible a la hoguera. El memorialista “Junius” censura la “pusilanimidad” del gobierno, en tanto Samuel Johnson, la más ilustre pluma del siglo, sostiene el punto de vista del primer ministro. La guerra parecía inevitable, pero como España y Francia no estaban bien preparadas para afrontarla hubo que hacer una transacción de carácter diplomática que fue para Inglaterra un triunfo más aparente que real.

Se devolvió a los ingleses Port Egmont con todos los enseres y se desagravió el pabellón británico. Los ingleses tomaron posesión de nuevo en 1774. Esto fue hecho para acallar a la oposición en Inglaterra, tanto en el Parlamento como en la tribuna. Pero en el Pacto Secreto, cuya existencia ha sido completamente demostrada y confirmada por la actitud posterior de aquel país, se establecía que luego sería abandonado ese puerto y toda otra posesión en las islas, como así se realizó. Los españoles habían permanecido y siguieron en Puerto Luis o Puerto Soledad.

En un pequeño opúsculo fechado en 1964,“El problema de las Islas Malvinas” cuya autoría se debe a Carlos González Costa, nos informamos que desde el abandono inglés hasta 1810 hubo 43 gobernadores españoles y los colonos debieron afrontar con suerte diversa un medio ambiente hostil y la permanente rivalidad con las tripulaciones de los pequeros y barcos loberos, generalmente reclutados en los bajos fondos y las tabernas de los puertos de Europa, que realizaban estragos en las poblaciones de focas, lobos marinos y ballenas, aún en épocas de veda. Cuando hubo ganado en las Malvinas lo trataron de la misma forma. Se sucedieron, además, conflictos de jurisdicción con Inglaterra y Estados Unidos, con respecto a los derechos de pesca y caza.

A partir de 1810 las Islas Malvinas estuvieron acéfalas y prácticamente abandonadas hasta 1920, mientras nubes de balleneros asolaban la región. El gobierno de Buenos Aires encargó al capitán David Jewett, comandante del corsario “La Heroína”, para que “tomara posesión de las islas en nombre del país a que éstas pertenecían por ley natural”. A pesar del escorbuto y de la indisciplina de la tripulación, Jewett tomó posesión de las islas el 6 de noviembre de 1820 y leyó una declaración al pie de la bandera celeste y blanca enarbolada por primera vez sobre el destruido fuerte, disparando una salva de 21 cañonazos.

En medio del caos político del año 20, cuando se había disuelto el gobierno nacional, se afianzaban sin embargo los justos títulos argentinos en presencia de ciudadanos de Estados Unidos y de súbditos británicos. Numerosos diarios se ocuparon repetidamente de este episodio, la “Gaceta de Salem”, el “Redactor de Cádiz” y más tarde “El Argos”, sin que hubiera protesta inglesa o norteamericana.

En 1821 la Honorable junta de Representantes dicta un reglamento de pesca al cuál debían ajustarse los extranjeros que viniesen a realizar tareas vinculadas a la caza y pesca, de acuerdo a normas corrientes en los países civilizados y al derecho internacional.
Tony

Tucuman, Argentina

#6 Aug 20, 2011
Viene a continuación la maravillosa acción colonizadora del hamburgués Luis Vernet, de origen francés, pero educado durante ocho años en Filadelfia, verdadera fragua de emprendedores. Su biografía es fascinante, de no haber existido la usurpación es probable que los cimientos de colonización de Vernet hubieran desarrollado una Vancouver argentina en las islas. Merece destacarse la magnitud heroica y la alta jerarquía de su empresa de poblamiento, dirigiendo numerosas expediciones iniciadas como particular en 1826; y luego, por decreto del 10 de junio de 1829, a cargo de la comandancia política y militar con sede en la Isla Soledad, y con un radio de acción que comprendía a las islas adyacentes al Cabo de Hornos en el Océano Atlántico.

Con genial capacidad de organización y férrea voluntad llevó la colonia a un alto grado de prosperidad. Aplicó la ley sobre pesca en forma suave, cortes y moderada. En cierto momento se vio obligado a detener a tres pesqueros norteamericanos perfectamente notificados de las reglamentaciones vigentes que habían cometido graves violaciones al entorno, atentado contra la propiedad de los colonos y los bienes del país.

Más de 60 embarcaciones inglesas y norteamericanas repetían anualmente saqueos exterminando en orgías sangrientas de depredación las poblaciones de focas. Las goletas “Harriet”,“Superior” y “Breakwater” fueron apresadas por Vernet y en una de ellas se trasladó a Buenos Aires para platear la cuestión legal correspondiente.

El cónsul norteamericano reaccionó de la forma habitual en que actúan los norteamericanos cuando les tocan sus intereses, legales o no. Jorge W. Slacum, cónsul, y el capitán de la “Harriet”, representante de los intereses comerciales de EE.UU, intrigan y confabulan con el cónsul británico, Mr. Parisch en una suerte de tragedia de las imposturas. Al arribar a Buenos Aires la poderosa corbeta de guerra “Lexington”, al frente del capitán Duncan, suerte de Ahab encolerizado, verdadero personaje de las letras de Melville, asumen arbitrariamente la autoridad del gobierno de los Estados Unidos y deciden destruir a Puerto Luis y a la colonia en ella radicada, acusando de piratería la actuación de Vernet y sus dependientes. Cometiendo un fragante atentado contra el derecho de gentes la colonia fue arrasada con un ensañamiento brutal. El representante Baylies, designado por el temperamental presidente Jackson, considera correcta esa particular interpretación de la Doctrina Monroe. En 1982 la interpretarían de la misma forma.
Tony

Tucuman, Argentina

#7 Aug 20, 2011
Sin embargo,“El Redactor” de Nueva York alzó una voz valiente a favor del derecho argentino y al hacer el balance de la actuación de Baylies insistió en juzgar el ataque de la “Lexington” así como el comportamiento de su comandante, como una atroz infracción al derecho de gentes. El periódico exigía una reparación satisfactoria, porque tanto el cónsul Slacum como el comandante Duncan sabían muy bien que Vernet, el gobernador de las Malvinas, había sido puesto allí por el gobierno de Buenos Aires y que por consiguiente éste era en todo caso responsable de las acciones de aquel. Y añadía:“Si el presidente mismo de los EE.UU., según lo indica en su último mensaje, al dar las órdenes a la fragata que fue a las costas de Sumatra a castigar un acto de piratería cometido por habitantes contra un buque angloamericano, lo primero que encargó a aquel comandante fue que averiguase si aquellas gentes pertenecían a un gobierno capaz de mantener relaciones regulares con naciones extranjeras, y en este caso demandasen de él la satisfacción debida. Dado estos antecedentes,¿cómo podía aprobar ahora, que sin tener siquiera esta misma consideración con un gobierno reconocido y hermanado, se tomase un comandante de una corbeta la libertad de hacerse la justicia por su mano contra una población indefensa sorprendida con engaño? Seamos justos, convengamos en que aquel acto fue un cruel abuso de la fuerza y de la amistad”.

Fueron inútiles las notas magníficamente fundadas del ministro Tomás Manuel de Anchorena, como la representación de Carlos María de Alvear en Estados Unidos. Otro tanto ocurrió– continúa González Costa – con el alegato formidable posteriormente redactado por Quesada presentado al presidente Cleveland (1885-1889) y (1893-1897) en su primer período, en el cual trató desconsideradamente al nuevo enviado argentino Don Luis L. Domínguez en 1883 y luego en su mensaje al Parlamento en 1885 “niega todo derecho a derecho a discusión y considera que la reclamación está totalmente desprovista de base”.

Recomendamos la lectura de un fallo de la Corte Federal de Massachussets en que a raíz de la presentación de Davison, el antiguo patrón de la goleta “Harriet”, dejada en Buenos Aires, sienta la jurisprudencia de que la demanda de justicia y de reparación debía ser presentada en los tribunales del país, tal como destaca Paul Groussac en su libro “Las Malvinas”.

Lo peor de este inaudito y repugnante episodio es que fue el prolegómeno del golpe de mano que con sigilo estaba preparando el ministro inglés Palmerston. Para ello no se escatimaron medios para solventar misiones de espionaje y reconocimiento que, aún hoy, son presentadas cándidamente como “viajes científicos”. En especial el del célebre navegante Robert Fitz Roy (1805-1865) que empezó sus exploraciones en 1826 en calidad de capitán del “Beagle” que acompañaba al “Adventure”.

Reconoció en 1827 los canales fueguinos. En 1830 volvió a Inglaterra con cuatro nativos que fueron presentados al rey Guillermo IV y a la reina Adelaida. Volvió en la “Beagle” en 1832 al Cabo de Hornos, con él venían Charles Darwin y un misionero. En 1834 reconoció y navegó el río Santa Cruz y en 1848 se informó en la Cámara de los Comunes que los mapas desde el Cabo de Hornos al Río de la Plata se hacían con los datos de Fitz Roy.

En 1829 se intensificaba la ocupación de Australia. Era el deseo ardiente de dominar las rutas de navegación y la llave de los dos océanos. En mapas de fecha no muy lejana a la actual aparecía la Patagonia como jurisdicción inglesa.
Tony

Tucuman, Argentina

#8 Aug 20, 2011
Palmerston ordenó en 1832 a la escuadra inglesa de Río de Janeiro despachar navíos para apoderarse de las Malvinas con el título de “Depósito de Pesquerías de ballenas del Sur” queriendo convertirlas en un nuevo Gibraltar. Palmerston aplicaba el principio de “Civis Romanus Sum” y así Inglaterra tenía el derecho de intervenir en cualquier punto en donde existiera un comerciante británico que reclamara protección, ya fuera para su persona, ya para sus intereses. Con mayor razón en las repúblicas americanas, simples clientes de Inglaterra y en continuo estado de guerras civiles. No muy diferente es el estado de cosas en nuestro Bicentenario, pero con el aditamento de argumentos novedosos como “deseos de autodeterminación”,“armas de destrucción masiva”,“santuarios del terrorismo”,“nido del narcotráfico” y otras imaginativas excusas para intervenir en territorios soberanos.

El gobierno británico reconoció la independencia argentina en 1823 y en 1825 firmó un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación con las Provincias Unidas del Río de la Plata, que quedó ratificado ese mismo año, sin hacer reserva alguna de derechos o soberanía sobre las islas Malvinas. Así lo reconocería el historiador canadiense Ferns, quién después de estudiar la cuestión a la luz de la documentación inglesa comentó que “los británicos se habían apoderado de las islas Malvinas a pesar de un Tratado”. En efecto, una década después del reconocimiento y siendo pacíficas las relaciones dentro de un interesante marco comercial, Gran Bretaña fue el país agresor en una larga e inconclusa disputa sobre las islas Malvinas, que los ingleses dieron en llamar “Falkland Islands”. Recién en ese momento el gobierno británico, sin aludir mayormente a los orígenes históricos de sus pretensiones, invocó el convenio con España de 1771, aduciendo que “jamás ha existido una promesa formal de abandono”.

Después de los hechos provocados por la corbeta “Lexington”, el gobierno de Buenos Aires nombró en la Comandancia de Malvinas al mayor Esteban Mestivier, quién fue asesinado durante un motín de presidiarios que habían sido llevados para conformar una colonia penal.

Por entonces el embajador argentino en Londres, Manuel Moreno, en una nota reservada al Ministro de relaciones Exteriores Manuel García, advirtió el peligro de una invasión inglesa a las islas, según indicó José Luis Muñoz Azpiri en su “Historia Completa de las Malvinas”:“Se está preparando silenciosamente con mucha actividad y puede comprometer dentro de poco los derechos del país, su dignidad y sus destinos”, decía Moreno.

Tal vez por ello en octubre de 1832 arribó a Soledad la goleta argentina “Sarandí” comandada por el capitán José María Pinedo, con instrucciones públicas de sofocar el motín de los reclusos y continuar con la política pesquera en aguas argentinas, pero posiblemente tuvo instrucciones secretas respecto del peligro de una invasión británica.
Tony

Tucuman, Argentina

#9 Aug 20, 2011
El 3 de enero de 1833 una corbeta del Almirantazgo, la “Clío”, desembarca 18 soldados en Puerto Soledad y enarbola la bandera inglesa en las islas, donde – a excepción del breve interludio de la recuperación en 1982 - flamea imperturbable hasta hoy.

http://nomeolvidesorg.com.ar/wpress/...
Tony

Tucuman, Argentina

#10 Aug 20, 2011
Si bien no hay una prueba fehaciente de quién descubrió las Malvinas y cuándo, si es cierto, y se halla documentado, que existe un mapa de las islas realizado en 1520 por la expedición de Magallanes, por su cartógrafo Andrés de San Martín. El mapa se encuentra en la Biblioteca Nacional de Paris, en el Département des Manuscrits, en el manuscrito francés 15.452 “Le Grand Insulaire et Pilotage d´André Thevet, Angoumoisin, cosmographe du Roy, dans lequel sont contenus plusiers plants d´isles habitées et deshabitées et Description d´icelles”, en 1586. En el manuscrito “Les isles de Sansón ou de Geantz” se describen las Malvinas en los folios 269-271, y el mapa se encuentra en el folio 268.

Ese mapa ha sido reproducido e identificado como de las islas Malvinas en la obra de Roger Hervé, conservador de la Biblioteca Nacional de París, en su estudio “Découverte fortuite de l´Australie et de la Nouvelle Zelande par des navigateurs portugais et espagnols entre 1521 el 1528”. Biblioteca Nacional, París, 1982.

Monique de la Ronciere y Michel Mollat du Jourdin, en su obra “Les Portulans: Cartes marines du XIII au XVIII siécles”, Fribourg, 1984, pág. 34 reproducen el mapa de las Malvinas que obtuvo Thevet en Lisboa y señalan:“André Thevet, en su Gran Insulaire, ha dado una descripción de esta carta que refleja el conocimiento preciso que ya se tenía entonces, en 1586, del archipiélago hoy llamado de las islas Falkland o Malvinas”.

El mapa y la relación de Thevet confirman la exploración y la precisa realización del mapa de las Malvinas por la expedición de Magallanes en 1520, lo que ya conocíamos por la información del cosmógrafo Alonso de Santa Cruz, contenida en su “Islario” de 1541.

Existe un informe de la Academia Nacional de la Historia de la Argentina, del 13 de diciembre de 1983, que confirma que el mapa de 1520 corresponde a las Malvinas.

Cuando Christian Maisch se refiere a que existen mapas de 1522 “que muestran un archipiélago en la ubicación aproximada en donde se hallan las Malvinas”, seguramente se trata del portulano del portugués Pedro Reinal, de 1521-1522, que se encuentra en la Biblioteca del Museo Topkapi, en Estambul, identificado bajo el Nº H.1825, en donde figuran las Malvinas.

Entre el 1520 y 1590 se han identificado, sin pretender que ello sea una nómina exhaustiva, 42 mapas en que bajo distintos nombres, aparecen nuestras islas Malvinas.

Since: Aug 11

Thailand

#11 Aug 20, 2011
Found the cut and paste tool Tony?

Your history is all to cock but never mind, it's not important. Nothing before 1816 is important, because the United Provinces didn't exist as an entity before then. Quite when Argentina came into being is another moot point.

What spain did is hardly relevant as Uti possidetis juris does not apply to the case of the Falkland islands. Doesn't apply as anything other than a political problem solving tool mainly confined to South America.

Of course after 1833 the situation is pretty well settled.

So if I was you I'd concentrate on the history between 1816 and 1833.

If you are considering how a court case would go, you'd better make that 1816 - 1829.

Live and learn :-)

http://falklandstimeline.wordpress.com/1772-1...

http://falklandstimeline.wordpress.com/1823-1...

Since: Aug 11

Thailand

#12 Aug 20, 2011
Hey .. I've found the cut and paste tool too :-)

1820 – March 21st, the Buenos Aires sanctioned privateer, Colonel David Jewett, in the Heroina, owned by Patrick Lynch, sails in pursuit of Spanish prey.

On July 27th Jewett commits an act of piracy against the Portuguese ship Carlota.

After losing the Carlota in a storm the Heroina heads for the Falkland Islands where it arrives in a poor condition on October 27th.

November 6th, Colonel Jewett suddenly announces that he has a commission from the United Provinces to take possession of the islands. He gives a letter containing the claim to James Weddell, a British explorer/seal hunter on the brig Jane -

“Sir, I have the honor of informing you that I have arrived in this port with a commission from the Supreme Government of the United Provinces of the Rio de la Plata to take possession of these islands on behalf of the country to which they belong by Natural Law. While carrying out this mission I want to do so with all the courtesy and respect all friendly nations; one of the objectives of my mission is to prevent the destruction of resources necessary for all ships passing by and forced to cast anchor here, as well as to help them to obtain the necessary supplies, with minimum expenses and inconvenience. Since your presence here is not in competition with these purposes and in the belief that a personal meeting will be fruitful for both of us, I invite you to come aboard, where you’ll be welcomed to stay as long as you wish; I would also greatly appreciate your extending this invitation to any other British subject found in the vicinity; I am, respectfully yours…”

[Weddell believed that Jewett's sole purpose was to gain salvage rights over a damaged and abandoned French ship. No attempt was made to impose conditions on the ships at anchor.]

1821 - At the beginning of February Colonel Jewett prepares a report for Buenos Aires but makes no mention of his claim in the previous November.

Also in February, Jewett seizes a U.S. ship, the Rampart, in a further act of piracy causing a diplomatic incident.

Sick, Jewett is relieved of his command by Captain Guillermo Roberto Mason in March and leaves the islands. The Heroina sails away in April.

[Some texts claim that Jewett and Mason were Governors of the Falkland Islands in 1820/21 however there is no record of any such title being officially given to either man. There is also no evidence of Jewett or Mason attempting to exert any authority over the numerous whalers and sealers that used the islands as a safe harbour. No settlement or marks of sovereignty were left behind.]

[Jewett's letter was published in Salem following the return of the 'General Knox' under the command of Capt W.B.Orne, who returned there from the islands in June 1821. The letter is then published in London in August and is picked up by the Spanish press. Finally the same report is repeated in a Buenos Aires newspaper on November 10th.]

The Government in Buenos Aires makes no official announcement.

[The Argentine National Archives have been searched repeatedly by Argentine and other historians, but no 'order' for Jewett to claim the Falkland Islands has ever been found. On his return to Buenos Aires, Jewett submitted a 13 page report about his journey and the time spent in the Falkland Islands, but this makes no mention of his 'claim' either. Indeed the archives contain no information about the 1820 'claim' in any regard.]

[The independence of the United Provinces is not formally recognised by either Britain (1825), nor the U.S.(1823) and there are no diplomatic relations or official communications between the countries.]

Did you know that there is NO proof in any of Argentina's archives of any orders for Jewett to claim the Falkland Islands?

There's some forgeries about, but Argentina's serious historians have been searching for decades ... nothing.

Prove me wrong and I'll make you famous :-)

Since: Aug 11

Thailand

#13 Aug 20, 2011
When Jewett got back to BA he submitted a 13 page report but made no mention of his Falkland Islands claim ! Funny that :-)

Not that it matters. You need to understand the legal problems that Argentina has. You see just turning up and making a claim is not sufficient in international law. It wasn't in 1820 either.

You need to start reading some case law.

Can I suggest-

The Islands of Palmas Case 1928 (Perm. Ct. Arb. 1928 / Hague Ct. 1932)

The Clipperton Island Case 1931

The Legal Status of Eastern Greenland Case 1933

The Minquiers and Ecrehos Case 1953

Oh and don't forget the Beagle Channel Arbitration result of 1979.

All good stuff if a bit heavy.

You may also try this - http://www.temple.edu/law/ticlj/ticlj22-1Tray...

Its about Antarctica but the legal arguments apply equally to the Falklands.

Since: Aug 11

Thailand

#14 Aug 20, 2011
Hey, this cut and paste is good :-)))

" ... For some years until the mid-1820s Spain fought against the new republics of South America
including Argentina, which employed privateers (privately-owned ships licensed for the purpose by the
government) to capture Spanish ships. One Argentine privateer was the Heroína, which sailed in 1820
commanded by an American called David Jewett – at that time all South American navies were crewed by
British and American seamen. Professor Dolzer says Jewett was sent “with special instructions to acquire
possession of the islands”,1 and many Argentine sources state the same, though there is absolutely no
evidence for that assertion and much evidence against it. Jewett left the River Plate in the Heroína on
21 March 1820 in search of Spanish victims. 2 He spent seven months, from March to October 1820,
vainly looking for Spanish prizes, but his voyage was a disaster. His crew were sick with scurvy and
mutinous, and he had to execute six of them. Above all, he found no Spanish ships, but in the end he
captured a Portuguese one, the Carlota, which was piracy, since Argentina and Portugal were not at war.
He would probably have taken the Carlota to Buenos Aires as a prize, but he lost her in a storm, so he
decided to sail to the deserted Falklands, where his crew could recover but not desert him, and he no
doubt hoped to capture any Spanish ships that arrived there. Otherwise he would have had to return
empty-handed to Buenos Aires, with no financial gain to the shareholders and crew. His ship was barely
seaworthy when he arrived in the Falklands on 27 October 1820, and he had only 12 fit men.3
Berkeley Sound seems to have been empty when Jewett arrived, since he anchored far down it and
only managed to get in touch with Captain James Weddell of the British brig Jane, anchored at Salvador,
several miles to the west over the hills; Weddell had to walk over seven miles overland to get to Jewett’s
ship. Weddell helped him to move the ship up to the anchorage at Port Louis, and on 6 November 1820
Jewett made a proclamation “taking possession” of the islands for Argentina, witnessed by a few captains
of ships that had just arrived. No one knows the exact wording used, and no orders for Jewett to do this
have ever been found. Captain William Orne of the American schooner General Knox seems to have
missed Jewett’s “possession ceremony”, and Jewett gave him a letter informing him of the claim.
Jewett and his crew then “vegetated”, as one of his crew put it,4 in the islands for six months, since
not a single Spanish ship appeared. In the end, in desperation, Jewett seized a United States ship, the
Rampart, carrying cargo for Spain, thus committing piracy a second time.5 He wrote a long report to
Buenos Aires dated 1 February 1821, describing his voyage but not mentioning any claim to the
Falklands, and asked to be relieved. He left the islands in April 1821; his successor as captain of the
Heroína, the Englishman William Mason, left Port Louis three weeks later, leaving Port Louis again
uninhabited. Mason also captured a Portuguese ship, but was caught by the Portuguese in March 1822,
convicted of piracy by a Lisbon prize court, and sentenced to imprisonment; the court also accused Jewett
of piracy, though he was by then in Brazil.6 It is a moot point whether an announcement made by a pirate
who keeps it secret can count as a valid territorial claim ..."

http://www.falklandshistory.org/spanish4.pdf
Maxi

Jujuy, Argentina

#15 Aug 21, 2011
Cat Ton

No se que clase de experto sos que nunca te has animado a exponer tus argumentos ridículos ante gente experta en la materia.

Tus argumentos son fantasiosos y engañosos. Antes de que vos naciera ya expertos británicos investigaron todos los documentos sobre Malvinas que tenían en su poder y nunca encontraron pruebas de que alguna vez Gran Bretaña fue titular de las islas Malvinas. Ahora, resulta que aparecés vos y sos más expertos que todos ellos. JAAA!

Tus argumentos son RIDICULOS, son mitos y son muy conocidos y ya refutados en otros foros británicos donde los dejaron mal parados a tus socios, pero vos lo traes acá como si fuera que no lo conocemos.

Maxi
Maxi

Jujuy, Argentina

#16 Aug 21, 2011
Tony, el francés Paul Groussac fue un investigador brillante con el tema Malvinas, hasta ahora ningún británico les llega a los tobillos.
Lo bueno que es un experto Francés quien les dió la razón a la Argentina.

“La cuestión de las Malvinas es cuestión pendiente.” Con esta frase, de contundente actualidad, cerraba el francés Paul Groussac su obra publicada en francés en 1910: Les Iles Malouines.

El francés Paul Groussac, quien dedicó su libro así:“A la República Argentina ofrece esta evidencia de su derecho un hijo adoptivo”, incluye entre las conclusiones de su ensayo una serie de fundamentos que refutan las pretensiones inglesas sobre el archipiélago y que ratifican los derechos argentinos, partiendo del hecho concreto de que la ocupación británica de 1833 fue un procedimiento de “violencia ultrajante”.

“La cuestión de las Malvinas es cuestión pendiente.” Con esta frase, de contundente actualidad, cerraba el francés Paul Groussac su obra publicada en francés en 1910: Les Iles Malouines.

Otro francés que le dio la razón a la Argentina fue un descendiente de Luis Antonio de Bounganville quien fue el primero que colonizó las islas Malvinas en 1764.

El Conde Francois DE BOUGANVILLE, heredero directo del navegante que colonizó las Malvinas escribió una frase durante el conflicto bélico anglo-argentino de 1982 que enfatiza el derecho indiscutible español y argentino sobre estas Islas.
"Conservo como un tesoro los documentos que prueban como Luis de BOUGANVILLE, devolvió en 1767, por orden del Rey Francés Luis XV, las Islas Malvinas a la Corona Española, por reconocer que le pertenecían legítimamente, como hoy le pertenecen a la Argentina".

Maxi

Since: Aug 11

Thailand

#17 Aug 21, 2011
Experts come and go, and an old expert is no more than an old spurt!

The issue, if its ever looked at, will be done by live judges and it will be they who decide which expert can really claim the title.

Maybe they'll listen to me?

Nobody listens to 'heirs'.

Their ancestor wouldn't - " ... 1765 – On January 3rd, Bougainville’s second expedition arrives at Fort Louis.

Also in January Captain John Byron in Tamar and with Dolphin explores the islands and on January 22nd formally claims them for King George III as the Falkland Islands. Byron founds Port Egmont on West Falkland and establishes a watering place and vegetable garden.

Around the end of January a party from the French settlement sight two ships which they believe may be British.

In August Bougainville arrives back in France to be told that the Spanish Government have demanded that France relinquish all claims to the islands, removes the French settlements and hands over the islands to Spain. Bougainville argues that the Spanish claim is invalid as the Spanish have not attempted to settle the islands and, indeed, do not even know where the islands are.

The French Minister Choiseul, is alert to British activity in the area and is concerned that as the British do not recognise the rights of Spain to claim land under the Treaty of Tordesillas they may attempt to settle the islands themselves. As a result a third expedition is authorised...."

http://falklandstimeline.wordpress.com/1493-1...
malvinense1

Thornhill, Canada

#18 Aug 22, 2011
Lord Ton wrote:
Found the cut and paste tool Tony?
Your history is all to cock but never mind, it's not important. Nothing before 1816 is important, because the United Provinces didn't exist as an entity before then. Quite when Argentina came into being is another moot point.
What spain did is hardly relevant as Uti possidetis juris does not apply to the case of the Falkland islands. Doesn't apply as anything other than a political problem solving tool mainly confined to South America.
Of course after 1833 the situation is pretty well settled.
So if I was you I'd concentrate on the history between 1816 and 1833.
If you are considering how a court case would go, you'd better make that 1816 - 1829.
Live and learn :-)
http://falklandstimeline.wordpress.com/1772-1...
http://falklandstimeline.wordpress.com/1823-1...
Get some lawyer to explain to you the situation.lordtonto!!
You really honor your name!!
No the situation IS NOT SETTLE!!!!
That is the reason that Brasil and major countries,more important than uk,are supporting Argentina...you are Gonners,PAl.
DO a service to your country.Quit the horrible posting here,and do something productive for uk...uk is really IN A BAD ECONOMIC CRISIS......
You also do very poor cut and paste...nothing important or interesting comming from tou....
You are SOOOO boring lordtonto....

Since: Aug 11

Thailand

#19 Aug 22, 2011
I have an Honours Degree in Law and a law based M.Phil - why would I need a lawyer?

Argentina cannot claim anything before 1816 IMHO.

Others may have differring opinions, but any analysis of case law with regard to uti possidetis juris raises serious questions about its applicability as anything other than a political expedient to reduce territorial disputes amongst those who sign up for it.

Britain did not agree to accepet UPJ as a principle when it was proclaimed in 1848, and we certainly didn't agree to it being backdated !
Carlos

Argentina

#20 Aug 23, 2011
Lord Tonton

Usted y sus amigos se agarran de cualquier expediente para justificar la invasión británica del 3 de enero de 1833.

En 1774 Gran Bretaña abandonó el único asentamiento que tenían en las islas Malvinas y era solo un islote, nada más y punto.

Ese asentamiento era solo provisorio, era llegar al islote Trinidad para salvar el honor e irse cuanto antes de allí. España los controlaba ya que para ellos Gran Bretaña siempre fue un intruso.

La placa que dejaron los ingleses como se dijo anteriormente no les daba ningún derecho,los mismos españoles se aseguraron de que los británicos se retiren de ese islote, levantaron la placa del lugar y destruyeron el asentamiento británico.

En 1765 ni Francia, ni España le reconoció nada a Gran Bretaña en las islas Malvinas. Ni siquiera les reconocieron el establecimiento de Puerto Luis, donde 59 años después se apoderan por la fuerza, arrían el pabellón nacional y expulsan a más de 30 personas que habitaban las islas.

España estuvo al mando de todo el archipiélago malvineses desde 1767 hasta 1811.

Los británicos se retiraron en 1774 y no aparecieron hasta 1833. Invaden las islas Malvinas cuando ya estaba Argentina establecida allí.

Saludos!

Tell me when this thread is updated: (Registration is not required)

Add to my Tracker Send me an email

First Prev
of 2
Next Last

Add your comments below

Characters left: 4000

Please note by submitting this form you acknowledge that you have read the Terms of Service and the comment you are posting is in compliance with such terms. Be polite. Inappropriate posts may be removed by the moderator. Send us your feedback.

Falkland Islands Discussions

Title Updated Last By Comments
How London became the child abuse capital of th... 40 min Hans Rudel 22
Argentina Broke World Trade Rules - WTO 2 hr bob es MIERDA 5
Why Do People Hate Argentina (Mar '12) 2 hr Colosoldtokyo es ... 1,618
8 Points argentina must prove/disprove to legal... 9 hr bob es ULTRAMIERDA 42
Why Self Determination Can be Applied (Nov '12) 10 hr dean es ULTRAMIERDA 1,675
80% of Uruguayans Consider Montivideo Should Ke... (Feb '14) 10 hr dean es ULTRAMIERDA 741
Argentina’s lies at the United Nations (Apr '11) 10 hr pablo 29,634
•••
Enter and win $5000
•••

Falkland Islands People Search

Addresses and phone numbers for FREE

•••